Con el hormigon impreso podemos pavimentar aceras, senderos, patios, aparcamientos, piscinas, terrazas, etc. y cualquier superficie horizontal, pero éste se utiliza con éxito también en los pavimentos verticales: fachadas o vallas.